Después, los Citizens continuaron con su dinámica

La Champions League ofreció hoy uno de los juegos más memorables en el triunfo del Manchester City, 4-3 sobre el Real Madrid en el juego de ida de la Semifinal. Sólo que a pesar del triunfo, a los Citizens les sobraron opciones para liquidar. Lo de hoy pudo ser una goleada, pero el cuadro blanco salió con vida del Estadio Etihad y es bien claro que con este Madrid y con Karim Benzema ninguna caída es suficientemente letal y por eso más de uno se saborea el duelo del próximo miércoles en el Santiago Bernabéu. En solo 11 minutos el City ya había pegado dos veces, con goles de Kevin de Bruyne y Gabriel Jesús. Después, el equipo tuvo dos jugadas claras frente al portero Thibaut Courtois, una en un mano a mano fallado por Riyad Mahrez que hizo que Pep Guardiola derramara bilis (por no asistir a Phil Foden) y después porque el propio Foden cruzó demasiado su disparo. Luego, Zinchenko también disparó desviado. Siempre que en esta Champions ha estado en la lona, el Madrid revive gracias a Benzema. Al francés le bastó cazar un centro de Ferland Mendy y cachetear el esférico ante la marca de Zinchenko. Después, los Citizens continuaron con su dinámica de fallas. Al arranque del complemento, Mahrez disparó al poste y el balón quedó a Foden, quien remató a portería, sin contar con el desvío salvador de Carvajal, quien ya la debía por sus dos errores defensivos en los goles del local. El tercero cayó al 53′, cortesía de Foden en un cabezazo a centro de Fernandinho, pero una vez más reaccionó el Madrid con una escapada de Vinicius al hacer una pantalla en la media cancha sobre Fernandinho y meter turbo casi hasta el área chica, para vencer a Ederson con un remate cruzado. Otra vez los de Guardiola pegaron, al 74′ con un golazo de Bernardo Silva, tiro al ángulo superior derecho que dejó estático a Courtois. El resultado aun así parecía corto, pero más cuando Laporte metió mano en el área, penal que Benzema ejecutó a lo Panenka; había fallado los dos últimos penales. Karim marcó sendos tripletes contra el PSG, Chelsea y ahora lastimó con un doblete a los Citizens. Ahora, el francés tiene con vida al Madrid, que a pesar de la derrota sonríe porque la caída pudo ser peor y porque se ha cansado de mostrar su ADN competitivo sin importar la jerarquía del rival ni la desventaja en el marcador.
Artículo Anterior Artículo Siguiente