El partido estuvo a cargo del árbitro Diego Montaño

En la Federación Mexicana de Futbol esperan el reporte arbitral, del partido entre Chivas y Monterrey, para analizar las posibles sanciones provocadas por el grito homofóbico que se escuchó en las gradas del Estadio Akrón. En los minutos finales del partido entre Chivas y Monterrey, se escuchó el grito homofóbico que es castigado por la FIFA y sancionado por la Federación Mexicana de Futbol. Ese tipo de conductas son investigadas de oficio por la Federación Mexicana de Futbol y la Liga MX, por lo que se espera el reporte del comisario del partido y el árbitro, para analizar cómo proceder. El partido estuvo a cargo del árbitro Diego Montaño y las fuentes consultadas aclararon que el partido no se detuvo a raíz del grito, sino finalizó gracias a que se había cumplido el tiempo reglamentario de juego. En el juego entre Chivas y Monterrey, el protocolo en contra de los gritos homofóbicos sólo llegó a indicación del sonido local hacia los aficionados, pero no se tuvo que detener el partido o enviar a los equipos a los vestidores. La Federación Mexicana de Futbol y la Liga MX han buscado la forma de acabar con el grito homofóbico, por lo que han promovido campañas a favor de la inclusión y durante el juego de Chivas, se expulsaron a cinco aficionados, que se detectaron estaban poniendo en práctica la expresión prohibida. “La Liga BBVA MX informa que tras las manifestaciones discriminatorias en los minutos finales del partido pendiente de la jornada 12 entre Chivas y Rayados fueron retiradas cinco personas del Estadio Akron”, informó la Liga Mx por medio de un comunicado. El reporte del comisario del partido y el árbitro Diego Montaño servirá para analizar si Chivas recibirá algún tipo de sanción por los gritos homofóbicos que se escucharon en el juego contra Monterrey.
Artículo Anterior Artículo Siguiente