En la Semifinal de ida de la Champions League disputada

Mucho trabajo le costó al Liverpool, pero al final logró dañar al Submarino Amarillo. En la Semifinal de ida de la Champions League disputada en Anfield Road, el equipo inglés le ganó 2-0 al Villarreal, luego de estar más de 50 minutos con una ofensiva incesante sobre el cuadro español. Fue hasta la parte complementaria cuando en un centro de Jordan Henderson, el balón fue desviado por Pervis Estupiñán, haciendo inútil la tirada del portero Gerónimo Rulli y decretando el gol en contra del ecuatoriano. Al 55′, sólo dos minutos después del gol de la quiniela, Sadio Mané no desaprovechó un pase de Mohamed Salah para convertir el segundo y definitivo para los locales. A partir de ese momento la ansiedad de los rojos disminuyó y sus ataques los realizaron con menos presión, aprovechando al máximo la posesión del esférico y territorial que tenían. El Villarreal sin embargo, no salió de su propio campo, le costaba recuperar el esférico y se quedó sin la capacidad de armar jugadas a la ofensiva y sólo tuvo intentos aislados que no fructificaron. El equipo inglés tuvo que ser muy paciente, pues en el primer tiempo el Submarino aguantó todos los embates y controló el pánico escénico que pudo llegar a provocar todo el público en Anfield. La vuelta se jugará el próximo martes 3 de mayo en el Estadio de la Cerámica
Artículo Anterior Artículo Siguiente